Gracias a los avances de la ciencia odontológica, hoy en día podemos recuperar las estructuras dentarias dañadas por enfermedades dentales; ya que a través de restauraciones fabricadas en materiales como las resinas podemos sustituir los tejidos afectados. 

Su uso es importante porque permite conservar partes del diente que no se han dañado. Evitando la pérdida completa de piezas dentales y previniendo la aparición de condiciones como la reabsorción ósea.

Te invitamos a descubrir otros beneficios de la restauración de dientes aquí, leyendo el siguiente artículo.

¿Qué sucede después de curar caries dentales?

Cuando el odontólogo retira el tejido afectado por la presencia de caries se procede a  restaurar el diente. Son muchos los procedimientos que pueden aplicarte, pero escoger entre uno u otro dependerá de la magnitud del daño.

Si la caries logró avanzar a través del esmalte y comprometió parte de su estructura, lo común es que te realicen restauraciones. Un procedimiento que consiste en rellenar y sellar con resinas o porcelana el orificio donde se ubicó la caries.

Te dejamos el siguiente vídeo con la experiencia de Ana Maria Niño y su restauración en la Odontología Marlon Becerra

En caso de que el daño sea más extenso, las restauraciones no serán suficientes y, según tu caso, podrán realizarte cualquiera de las siguientes opciones:

Coronas

Las coronas dentales se utilizan cuando la caries afectó a profundidad tu diente y se encuentra sumamente debilitado. Este tratamiento consiste en colocar una cubierta hecha a la medida, que reemplaza la corona natural del diente. Se fabrica en resina, porcelana o metal.

 

Endodoncia

La endodoncia se realiza cuando la caries llega a la parte interna del diente afectando la pulpa dental. Entonces se extrae todo el tejido (nervios y vasos sanguíneos) afectado por la infección. Posteriormente, los espacios vacíos se rellenan con resinas.

 

Extracción del diente

Si el daño es tan severo, que hace imposible reparar el diente con cualquiera de las opciones anteriores, se procede a retirar el diente.  Esto deja un espacio que debe ser reemplazado con una prótesis dental.

Importancia de la restauración dental

Las restauraciones permiten devolver a los dientes dañados su forma y funciones. También, como en el caso de las resinas ayudan a conservar la mayor parte de la estructura natural del diente; evitando su extracción.

El hecho de que la ciencia de la odontología avanzara hasta permitirnos realizar este tipo de procedimientos es sumamente beneficioso. Porque la falta de un diente o su deterioro pueden impedirte realizar actividades como masticar o hablar, generando un impacto significativo sobre tu calidad de vida.

Además, poder conservar estructuras como las raíces, evita la aparición de condiciones como la reabsorción ósea que ocurre cuando falta un diente. Así como también te evita los costos e incomodidad de tener que usar prótesis dentales.

Por último, las restauraciones te permiten mantener y disfrutar una sonrisa altamente estética.

Tipos de materiales

Las restauraciones dentales pueden realizarse utilizando cualquiera de los siguientes tipos de materiales:

 

Resinas composite

Son restauraciones que se utilizan para reparar las piezas dentales dañadas. Se colocan en cualquier diente (anteriores o posteriores). Poseen una alta durabilidad y resisten perfectamente la presión moderada ejercida por la masticación.

La composición de sus materiales le da un color blanco que se asemeja a la coloración natural del diente. Por este motivo, suele ser la opción favorita de los pacientes que necesitan reparar sus muelas.

El tiempo que toma colocarla es un poco mayor al de las amalgamas; porque es necesario mantener la superficie limpia y seca durante el procedimiento.

Este tipo de resinas se pueden usar para corregir:

 

  • Cavidades ocasionadas por caries.
  • Mejorar el color de piezas dentales decoloradas.
  • Corregir grietas del diente.
  • Modificar la forma y tamaño del diente.

 

Porcelana

Son incrustaciones de cerámica que se realizan en el diente. Poseen una resistencia igual o mayor a un diente natural y ofrecen una estética perfecta gracias a sus propiedades ópticas.

Acumulan menos placa bacteriana que las resinas. Son perfectamente biocompatibles y brindan una gran resistencia a la estructura dentaria que queda por debajo.

 

Oro

Realmente está formado por aleaciones de oro, cobre y otros metales. Se considera de gran solidez y alta durabilidad, llegando a una vida útil de 20 años o más.

Son las menos usadas y se pueden colocar durante una única visita al odontólogo, al igual que una resina, a menos que se trate de un empaste de oro, con el cual se necesitarán mínimo 2 consultas.

¿Cómo mantener en buen estado la restauración dental?

Como no se trata de un diente natural, una vez colocada la restauración, debes mantener cuidados básicos. Tomar estas precauciones te ayudará a conservar y alargar la vida útil de las reparaciones realizadas.

Te aconsejamos que tomes las siguientes prácticas como hábitos de mantenimiento de tus restauraciones:

 

  • Cepíllate los dientes y usa hilo dental. La limpieza es fundamental para cuidar tus restauraciones porque evita la formación del cálculo que puede desarrollar nuevas enfermedades.
  • Pon atención a la dieta. Como te hemos comentado en otros artículos. Los dientes sanos están relacionados con los alimentos que consumes, por eso, debes cuidarte de: alimentos duros, dulces, ácidos y muy oscuros.
  • No aprietes los dientes. El apretar o rechinar los dientes puede afectar la duración de tus resinas. Esto es porque al hacerlo sometes a tus dientes a una presión muy fuerte, a veces tan alta, que puedes fracturarlos.
  • Visita con regularidad al odontólogo. Recuerda que la prevención es importante y para eso es necesario realizarte limpiezas profundas en consulta. Lo recomendable es acudir al menos 2 veces al año. Además, en estos chequeos se pueden detectar caries en formación y otras enfermedades.

Conclusión

Las restauraciones con resinas permiten recuperar el diente dañado y conservar las estructuras sanas no afectadas. Además, son importantes porque devuelven la funcionalidad y evitan la pérdida total de la pieza.

Las puedes encontrar en porcelana, oro y resina. Las diferencias entre unas y otras principalmente es de durabilidad, dureza y estética. Siendo las más resistentes las de oro y cerámica, y las más estéticas las de cerámica y resina.

Si quieres recuperar tus dientes con cualquiera de estas opciones puedes contactarnos, ubicar nuestro centro odontológico más cercano y agendar una cita. Te esperamos.

DÉJANOS TUS DATOS PARA CONTACTARTE

Agenda una cita en tu sede más cercana.